miércoles, 18 de diciembre de 2013

La línea entre la ilusión y el desencanto es tan tenue que a veces solo te das cuenta de que has tomado ese camino cuando comienza la sensación de apretazón en el pecho. Entonces algo se rasga, algo que era fino y delicado se deshace en pequeños pedazos que se resisten al intento de juntarse.

1 comentario:

Laura Soulages dijo...

muy lindo... que lindo que escribís, de donde sos?