martes, 17 de febrero de 2009

Vuelves a estar en mí,
a habitarme como una casa abandonada
a la que llega un viajero
hace siglos perdido.
Otra vez me asombro ante el amor,
dudo, extraño, reconozco.
Otra vez escribo para un nombre
o una ciudad cualquiera. Y espero…
Tras los parques
siempre hay unos ojos
y yo los aclamo.
Ellos no saben
que puedo ser lo que buscan.

(De Los ojos de otro hombre, Sed de Belleza, 2000)

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Interesante poética. Me ha gustado lo que escribes. Sigue adelante! Nos leemos.

Saludos...

Lafaiete Luiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.